POR: JOSÉ MARTÍNEZ 

“El que no se vacune contra el sarampión tendrá que pagar una multa”, así lo aseguró el alcalde Bill de Blasio este martes tras declarar una ‘emergencia de salud pública’, debido a la gravedad del brote de esta enfermedad que hasta el momento ha reportado 285 casos de personas contagiadas, 246 de ellas son niños de la comunidad judía ortodoxa de Williamsburg, Brooklyn.

El anuncio llega en medio de uno de los peores brotes de la enfermedad desde 1991, y en un momento en que el movimiento anti-vacunación ha redoblado sus esfuerzos por persuadir a los padres a que no vacunen a sus hijos.

Como parte de la declaración, las personas no vacunadas que viven en los códigos postales 11205, 11206, 11221 y 11249 que pueden haber estado expuestos al sarampión deberán recibir la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) para proteger a otros en la comunidad y ayudar a reducir el brote.

Basicamente el documento crea una “política” de vacunación obligatoria, mediante la cual los miembros del Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad (DOHMH) verificarán los registros de vacunación de cualquier persona que pueda haber estado en contacto con pacientes infectados. Aquellos que happy wheels demo no hayan recibido la vacuna MMR o que no tengan pruebas de inmunidad pueden recibir una infracción y una multa de $1,000.

“No hay duda de que las vacunas son seguras, efectivas y que salvan vidas”, dijo de Blasio, quien se reunió con periodistas y líderes comunitarios en la biblioteca de Williamsburg. “Insto a todos, especialmente a aquellos en las áreas afectadas, a que obtengan sus vacunas MMR para proteger a sus niños, familias y comunidades”.

El mandatario neoyorquino, quien se declaró “sumamente preocupado”, explicó que la emergencia es real, sobre todo al comparar los casos registrados en años anteriores. En 2017 solo se reportaron 2, sin embargo, entre octubre de 2018 y lo que va corrido del año, 285 personas han sido reportadas con la enfermedad.

“Esta situación es muy preocupante porque se acerca una festividad religiosa en la que muchas personas van a estar en contacto con familiares y amigos y por eso necesitamos detener este brote lo más pronto posible”, enfatizó De Blasio.

 

SU COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)