POR: EDWIN MARTINEZ 

01 ABRIL 2019

Falta exactamente un año para que se realice en Estados Unidos el Censo 2020, que permitirá conocer el tamaño de la población de cada región del país, y desde ya, líderes comunitarios, activistas y políticos de la Gran Manzana, están arreciando una campaña para garantizar que esta vez en los cinco condados nadie quede sin ser contado.

Bajo el lema “asegurémonos de que cada neoyorquino cuente”, representantes de organizaciones defensoras de inmigrantes, miembros del Concejo Municipal y delegados de la Administración De Blasio, realizaron este lunes un “día de acción” en más de 50 lugares, para educar sobre la importancia de registrarse para el Censo, que, entre otras cosas, determina la asignación de fondos federales para empujar proyectos en áreas como educación, salud, transporte e infraestructura.

Y más allá de explicar los datos generales del cuestionario, que se hace cada 10 años y que esta vez podrá responder a través de internet, además del tradicional correo postal, uno de los principales objetivos de la campaña es garantizar que sin importar el estatus migratorio de los residentes de Nueva York, no hay nada que temer a la hora de registrarse para el conteo.

Así lo aseguró el presidente del Comité de Inmigración del Concejo Municipal Carlos Menchaca, quien invitó a todos los habitantes de la ciudad a que pasen la voz de la urgencia de participar, para mostrar de paso un poder ante las políticas que ha querido imponer la Administración Trump.“Hay una política en la Casa Blanca que nos quiere quitar la voz como latinos, como inmigrantes, y lo que podemos hacer es organizarnos en contra de esos ataques y registrarnos para que nos cuenten en el Censo, porque está conectado con recursos que vienen del Gobierno federal para escuelas nuevas, servicios de salud y otras cosas importantes que necesitamos”, dijo el concejal de Brooklyn. “La información que está conectada al Censo tiene más protecciones que cualquier cosa, y por eso la gente tiene que tener esa confianza de poder registrarse. No hay nada que temer y por eso desde ahora decimos que en este año que falta debemos educar y enseñar más a nuestra gente”.

Steven Choi, director de la organización New York Immigration Coalition, reiteró que existen suficientes protecciones para que las personas que sean contadas no enfrenten ningún riesgo, y no tengan miedo, y agregó que no sumarse al conteo tiene efectos negativos para las comunidades.

“Por cada persona que en Nueva York no se cuente, estamos perdiendo $3,000 dólares en nuestras comunidades, y ese dinero sirve para Medicaid, mejores escuelas, mejores vías, salud y transporte y es importante que la gente sepa que su información está protegida y es confidencial. Además de que no hay que revelar los nombres”, dijo el activista.

Julie Menin, directora del Censo de la Ciudad de Nueva York, manifestó que es vital que todos los neoyorquinos participen en el Censo por razones de recursos y por motivos de poder.

“Nuestra asignación de más de $800 mil millones de fondos federales anuales y nuestra voz y poder en el Congreso están en riesgo, y los riesgos no podrían ser mayores”, comentó Menin. “Es por eso que nuestra oficina está comprometida a trabajar con todos los interesados para garantizar que el próximo Censo sea correcto. El futuro de nuestra ciudad depende del Censo, y llegaremos a todos los neoyorquinos en todos los vecindarios a través de una asociación y colaboración sólidas”.Julie Menin, directora del Censo de la Ciudad de Nueva York

Suspenso por decisión del Supremo

La campaña a favor del Censo se da justo cuando faltan tres semanas para que la Corte Suprema escuche los argumentos orales en medio del caso que sigue para evitar que en la decena de preguntas que componen el cuestionario, se incluya una relacionada con ciudadanía.

“Tenemos algunas preocupaciones como esa, pero estamos confiados de que vamos a ganar en las cortes. Ya ganamos la confidencialidad”, agregó Choi.

J. Phillip Thompson, delegado de iniciativas y estrategias políticas destacó que la población de Nueva York siempre ha estado subcontada, particularmente en las comunidades de color, por lo que urge darle la vuelta a esa figura.

“Necesitamos cambiar eso, asegurándonos de que las comunidades marginadas realmente entiendan que el Censo tiene que ver con fondos muy necesarios para servicios vitales, voz política y poder”, dijo el funcionario. “Espero con interés trabajar durante los próximos 12 meses con nuestros socios en el Gobierno y la comunidad para movilizar a cada una de nuestras comunidades para que podamos garantizar un conteo completo y preciso en 2020″

La concejal Carlina Rivera, copresidenta de la Fuerza de Trabajo del Censo 2020, aplaudió la labor de grupos comunitarios y activistas en todos los vecindarios que están arreciando las labores educativas para que nadie quede sin ser contado.“Solo queda un año para que se envíen las solicitudes y es fundamental que los neoyorquinos comprendan lo que está en juego: aproximadamente $73 mil millones en fondos federales para programas que ayudan a los más vulnerables”, dijo la líder de Manhattan.

Lo que piensan los ciudadanosEl dominicano Abel Abreu, quien vive hace más de 30 años en Nueva York, aseguró que es importante que la gente asuma conresponsabilidad el acto de ser contado.

“Parte de nuestros compromisos es ese, porque si a uno lo cuentan, vamos a saber mejor cuántos somos y nos van a dar más recursos, que aquí por ejemplo en Brooklyn, nos pueden servir para aliviar un poco los problemas de vivienda y las escuelas”, dijo el inmigrante.Pero no todos están enterados del Censo. A la salida del evento comunitario que tuvo lugar en Brooklyn, el mexicano Juan González confesó que no sabe ni siquiera lo que es un censo.

“Yo no tengo idea de que eso o para que sirve”, comentó el trabajador, advirtiendo que sería positivo que se eduque a las comunidades sobre el tema.

Entre tanto, Lovely Tejada, aseguró que además de la importancia y el impacto de los datos en los recursos para las comunidades, también el Censo puede mover el mapa político de las regiones, aumentando la representatividad.

Esos datos nos sirven para que haya más personas que nos puedan representar, personas que pasen leyes a favor de los nuestros, y gente que esté de parte del pueblo. Todas las personas sin importar si son de diferentes religiones y demografías deben involucrarse y con mayores recursos podemos tener mejores opciones de educación, salud y transporte”, dijo la joven de 28 años, quien desea hacer una maestría en política pública.

Lucía Gómez, analista política y activista comunitaria, hizo un llamado a que se deje de lado el miedo a participar en el Censo. “El mensaje más profundo es que el Censo es la actividad más básica de la democracia para que todos podamos participar, porque nos da poder político y base económica en nuestros vecindarios y tenemos que superar la desconfianza que existe hacia el gobierno y utilizar nuestros medios de la Constitución para mostrar nuestro poder”, dijo la líder, destacando que los recursos que se logren con un conteo más preciso, redundarán en mejor calidad de vida. “Nuestras escuelas están sobrepobladas. El Censo mira dónde hay necesidad de nuevas escuelas, nuevas viviendas asequibles y otras cosas y los hispanos somos la comunidad más sub contada. Hay zonas de Corona y Jackson Heights donde incluso los niños están tomando 

 

SU COMENTARIOS SON IMPORTANTES

comentarios

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)